Seleccionar página

Eremo de Santa Chelidonia

SUBIACO

Lugar sorprendente y sugestivo el eremo de Santa Chelidonia. Es difícil trasmitir la sensación que se siente cuando, recorriendo el camino entre los bosques de Vignola (fracción de Subiaco), se llega de repente delante a las ruinas de poderosos muros y a dos amplios arcos góticos que evocan la antigua estructura medieval que allí había. En principio el monasterio fue construido incrustado en la roca, como el Sacro Speco de Subiaco, pero este monasterio fue seguramente más desafortunado del monasterio benedictino: demasiado incomodo y poco defendible la estructura fue abandonada desde hace muchos siglos y olvidada, tanto que hoy no queda casi nada. Ademas de las ruinas medievales, la capilla con el antiguo fresco rupestre conserva en su interior la memoria de una chica que entre el siglo XI y XII decidió vivi su espiritualidad en soledad, en medio de una naturaleza salvaje: Santa Chelidonia. Otro testimonio silencioso que todavía hoy sobresale en la montaña es Morra Ferogna: la espuela de roca antiguamente dedicada al culto de la dea Feronia, desde este punto es posible admirar una vista espectacular sobre todo el valle subyacente.

Informaciones

Dificuldad: el camino dura aproximadamente treinta minutos y se accede facilmente. Si no conocéis la zona es mejor ser acompañados.

Periodo: el periodo mejor es el otoño, ojalá en los días de la fiesta de Santa Chelidonia, cada segundo sábado de octubre. Pero en general es posible hacer el camino todo el año.

Eremo de Santa Chelidonia

Lugar sorprendente y sugestivo el eremo de Santa Chelidonia. Es difícil trasmitir la sensación que se siente cuando, recorriendo el camino entre los bosques de Vignola (fracción de Subiaco), se llega de repente delante a las ruinas de poderosos muros y a dos amplios arcos góticos que evocan la antigua estructura medieval que allí había. En principio el monasterio fue construido incrustado en la roca, como el Sacro Speco de Subiaco, pero este monasterio fue seguramente más desafortunado del monasterio benedictino: demasiado incomodo y poco defendible la estructura fue abandonada desde hace muchos siglos y olvidada, tanto que hoy no queda casi nada. Ademas de las ruinas medievales, la capilla con el antiguo fresco rupestre conserva en su interior la memoria de una chica que entre el siglo XI y XII decidió vivi su espiritualidad en soledad, en medio de una naturaleza salvaje: Santa Chelidonia. Otro testimonio silencioso que todavía hoy sobresale en la montaña es Morra Ferogna: la espuela de roca antiguamente dedicada al culto de la dea Feronia, desde este punto es posible admirar una vista espectacular sobre todo el valle subyacente.

Informaciones

Dificuldad: el camino dura aproximadamente treinta minutos y se accede facilmente. Si no conocéis la zona es mejor ser acompañados.

Periodo: el periodo mejor es el otoño, ojalá en los días de la fiesta de Santa Chelidonia, cada segundo sábado de octubre. Pero en general es posible hacer el camino todo el año.

Eremo de Santa Chelidonia

Pin It on Pinterest

Share This

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. Maggiori informazioni.

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi